COMUNICANDO

COMUNICANDO
LA CIGARRA REDACTORA

sábado, enero 28, 2017

ASESINATO DE ALFARO. 28/01/1912

ENERO 28

ASESINATO DE ELOY ALFARO, EN QUITO


Hoy 28 de enero, el calendario cívico de la memoria ecuatoriana, nos trae del arcano de nuestro pasado republicano, el recuerdo de un hecho fatídico, vergonzante y de muy ingrata recordación, el cruento, premeditado y orquestado asesinato del General Eloy Alfaro Delgado, y sus generales;  que luego de ser sacado de una celda del ex penal García Moreno, fue  arrastrado por las calles de Quito, para luego quemar sus nobles despojos corporales en una antorcha humana de la entonces plaza el Ejido de la ciudad capital, provocando lo que Alfredo Diezcanseco denominó la “Hoguera Bárbara”


El General Eloy Alfaro Delgado, es uno de los personajes más destacados de nuestra historia, y con mucha justicia.


Los cambios que su pensamiento y lucha implementó fueron de gran trascendencia para su época, y constituyen un hitó histórico en la historia republicana, tanto afecto sus discurso y los cambios que a partir del mismo se generaron, a los sectores pudientes de la oligarquía terrateniente de finales del siglo XIX, que a través de sus voceros oficiales, defensores del orden constituido, como fueron los medios de comunicación de entonces entre ellos el Comercio de quito, difamaron, descalificaron y perversalizaron, la figura de Alfaro, hasta convertirlo en un monstruoso enemigo, que atentaba contra los intereses económicos, la moral, la religión, la ética, educación, el bienestar, no precisamente de los sectores terratenientes que ostentaban el poder político y económico en ese momento histórico, sino de toda la sociedad, hábilmente  los discursos terratenientes desde sus medios de comunicación, y desde el púlpito, ya que la cúpula eclesial era aliada estratégica de dicho poder, convencieron a la comunidad de que los intereses y afanes terratenientes, lo eran de toda la sociedad, aun cuando los huasipungueros, conciertos de la hacienda serrana,  el cholo peón de las plantaciones costeñas, servicias domésticas,  artesanos, prostitutas  y otros grupos sociales subyugados solo recibía la dureza del injusto, excluyente, inequitativo y perverso dominio terrateniente.


Vale esta reflexión, porque fueron precisamente miembros de estos grupos subyugados, quienes ejecutaron tan horrorosa masacre, eso sí asesorados, guiados, ordenados, implícita y explícitamente por quienes siempre dieron las órdenes, la oligarquía terrateniente, y por supuesto con la eficiente colaboración de la cúpula eclesial, que no solo era aliada estratégica de estos grupos de poder, sino beneficiaria directa de la estructura de poder que Alfaro combatía.


Señalo, este fenómeno de generalización e inducción psicosocial que constituye el discurso oficial de la gran prensa orgánicamente articulada al poder económico,   para que los grupos subyugados se apropien de los intereses y afanes de sus verdugos, ya que es el instrumento de manipulación que con mayor frecuencia se ha utilizado para perpetuarse en el poder, y que se evidencia con más fuerza en tiempo de elecciones, donde los representantes de los grupos de poder, hacen aparecer como generales sus intereses y visiones socioeconómicas, para convencer al elector,  convenciéndolos que defienden sus intereses y necesidades,  cuando en realidad esos intereses y visiones no solo contrapuestas, sino irreconciliables.

Si bien no puede ubicarse a Alfaro como un defensor estructural de la clase proletaria, ecuatoriana, debe reconocerse que sus acciones y las convulsiones socioeconómicas que se provocaron con el advenimiento de la Revolución Liberal, de finales del siglo XIX, se concretaron en un ordenamiento jurídico que si bien favorecía ex profesamente a un nuevo ciclo evolutivo del capitalismo, y la burguesía agrocomercial, como su más conspicua representante, también facilitó el aparecimiento, organización y presencia de actores sociales del proletariado, especialmente, al romper la infraestructura socioeconómica, política, jurídica, cultural y religiosa en que se fundamentaba el dominio terrateniente, como forma de producción predominante en el periodo pre alfarista.
Consecuentemente, por más que se enfoquen ciertas acciones y decisiones económico político, sociales y jurídicas en beneficio directo de ciertos grupos económicos, dichas acciones y decisiones,  necesariamente tienen incidencia, bien negativa o positiva respecto a otros grupos socioeconómicos, en función de la interacción social que se genera entre  los actores colectivos de una comunidad determinada.

De ahí que, aun cuando muchas decisiones políticas no se enfoquen directamente al servicio de las mayorías sociales, o sus objetivos ulteriores busquen reforzar estructuralmente el sistema socioeconómico dominante, no es menos cierto que en muchos aspectos dichas decisiones coadyuvan al mejoramiento de la calidad de vida, también de los sectores socioeconómicos más deprimidos de la sociedad.

El mejoramiento del sistema educativo, Reforzamiento del esquema de derechos, la regulación de las relaciones económicas, de oferta, demanda e intercambio, el equilibrio en el salario como forma de control redistributivo de la riqueza;  el mejoramiento de la infraestructura productiva, (Energía, vías de comunicación, medios de comunicación)  el cambio de la matriz productiva, fortalecimiento y ampliación del sistema de protección social, infraestructura sanitaria, etc. Indiscutiblemente favorecen el desarrollo humano de los grupos sociales más deprimidos, aun cuando se inscriban en la lógica de mejorar el mercado y el talento humano que el sistema necesita.

Desde esta perspectiva apoyar una propuesta de gobierno orientada a introducir, desarrollar y fortalecer decisiones políticas como las descritas en el párrafo anterior, es ser consecuentes con los más caros anhelos de los sectores económicos menos favorecidos y que constituyen numéricamente la mayoría de la población ecuatoriana.


Fredy Torres A.

Piñas, enero 28 del 2017.

viernes, septiembre 30, 2016

ECOS DE III ELAP ECUADOR 2016



ECOS DE  III ELAP ECUADOR  2016

Los días 28, 29 y 30 de septiembre, del presente año se realizó en Ecuador el 3º Encuentro Latinoamericano Progresista, en el cual se produjeron importantes participaciones de figuras de elevada estatura intelectual y política de nuestra América y del mundo entero, en sus intervenciones se destacó las distintas manifestaciones de la arremetida de la recalcitrante derecha, contra todos los regímenes considerados progresistas en nuestro subcontinente, la velada ruptura de la democracia en el Paraguay, con el golpe de Estado Parlamentario, contra  a Fernando Lugo, ante el cual la derecha institucionalizada en las grandes cadenas de difusión masiva guardaron sepulcral silencio, y loa que es peor lo deformaron, haciéndolo aparecer como un triunfo democrático, igual actitud ante el atentado a la democracia con Dilma Rousseff, y la guerra abierta que contra estos regímenes desarrollan todos los medios de difusión masiva, sectores de derecha que ven afectados sus supremos intereses, y grupos de izquierda, o bien por su extremismo o su miopía niegan los progresos de estos sistemas de gobierno, acomodándose curiosamente en las faldas de la derecha, a quien dicen combatir.

En esta suerte de cambalache ideológico que alimenta la derecha porque conviene a sus intereses y se sumen los izquierdosos inconsistentes, porque sienten perder piso ante el derrumbe de sus anquilosadas plataformas de lucha, con anacrónicas propuestas reivindicativas, incapaces  de construir un análisis, actual, propositivo y factible de concretarse en realidades, que superen sus líricos sueños de grandeza aislados de la realidad.

En este contexto y sin  excluir en  claridad e importancia a los otros destacados participantes, vale reflexionar brevemente sobre los conceptos vertidos por el Expresidente de Uruguay, Sr. Don José Mujica, quien destacó cuestiones básicas que debe considerar la lucha política en américa Latina:

La integración y Unidad Latinoamericana, que debe rebasar los discursos y tratados, concretándose en la integración del conocimiento, la investigación científica, estableciendo un  bagaje científico y tecnológico común latinoamericano.
Infraestructura productiva integral, Vías, energía eléctrica, rutas marinas, etc., regulando el enorme mercado potencial de L.A.

Que en las luchas internas, no puede alimentarse el odio, sino dar prioridad a las alianzas, ya que la unidad no es de ahora y para siempre, sino en cuestiones puntuales y concretas; puesto que cada adhesión tiene mérito doble, uno menos para el adversario, uno más que fortalece nuestras filas.

La ética del compromiso político, que debe obligarnos a actuar de acuerdo a lo que pensamos y expresamos, consecuencia entre pensamiento y acción, fundamentándose esencialmente en la solidaridad como valor prominente de la lucha y la acción política, de la izquierda latinoamericana.

Y una de sus más brillantes reflexiones fue la imposibilidad de crear un sistema socialista sobre una sociedad con elevados niveles de pobreza e indigencia, señalando que el fundamento socialista es el desarrollo de las fuerzas productivas, con todo lo que ello implica, el desarrollo cultural y educativo de la sociedad, pues no puede hablarse de socialismo en un pueblo con escasa formación cultural, “en masas atrofiadas intelectualmente por la televisión de las clases dominantes”;  a través de la confluencia de una acción política latinoamericana, puesto que el socialismo no puede construirse en la dimensión de una sola república latinoamericana, en este contexto pueden funcionar regímenes progresistas que procuren un mejor reparto de la producción nacional, mas no un sistema socialista.

Otra de sus reflexiones refiere que el mayor enemigo de la democracia, es la desigualdad económica, que se manifiesta en una elevada concentración de la riqueza en pocas familias y la pauperización económica de las grandes mayorías.


Lecciones políticas que deberían ser analizadas y debatidas por gobernantes, por nuestras juventudes y votantes conscientes que se aprestan a un próximo proceso electoral.

A continuación, adjunto segmentos del discurso de este gran personaje de la política  latinoamericana.





Fredy Torres A.


viernes, abril 17, 2015

martes, agosto 19, 2014

MI VIEJA SALOMÉ: EL SEBAS

MI VIEJA SALOMÉ: EL SEBAS: EL SEBAS Sebástian, es un gatito, muy pequeñito, que nos regalaron, hace aproximadamente un mes, y que nos empeñamos en cuidar co...

martes, agosto 12, 2014

GAZA: Para justificarse, el terrorismo de Estado fabrica terroristas: siembra odio y cosecha coartadas

GAZA







Por Eduardo Galeano

Para justificarse, el terrorismo de Estado fabrica terroristas: siembra odio y cosecha coartadas. Todo indica que esta carnicería de Gaza, que según sus autores quiere acabar con los terroristas, logrará multiplicarlos.

Desde 1948, los palestinos viven condenados a humillación perpetua. No pueden ni respirar sin permiso. Han perdido su patria, sus tierras, su agua, su libertad, su todo. Ni siquiera tienen derecho a elegir sus gobernantes. Cuando votan a quien no deben votar, son castigados. Gaza está siendo castigada. Se convirtió en una ratonera sin salida, desde que Hamas ganó limpiamente las elecciones en el año 2006. Algo parecido había ocurrido en 1932, cuando el Partido Comunista triunfó en las elecciones de El Salvador. Bañados en sangre, los salvadoreños expiaron su mala conducta y desde entonces vivieron sometidos a dictaduras militares. La democracia es un lujo que no todos merecen.
Son hijos de la impotencia los cohetes caseros que los militantes de Hamas, acorralados en Gaza, disparan con chambona puntería sobre las tierras que habían sido palestinas y que la ocupación israelí usurpó. Y la desesperación, a la orilla de la locura suicida, es la
madre de las bravatas que niegan el derecho a la existencia de Israel, gritos sin ninguna eficacia, mientras la muy eficaz guerra de exterminio está negando, desde hace años, el derecho a la existencia de Palestina. Ya poca Palestina queda. Paso a paso, Israel la está borrando del mapa.

Los colonos invaden, y tras ellos los soldados van corrigiendo la frontera. Las balas sacralizan el despojo, en legítima defensa. No hay guerra agresiva que no diga ser guerra defensiva. Hitler invadió Polonia para evitar que Polonia invadiera Alemania. Bush invadió Irak para evitar que Irak invadiera el mundo. En cada una de sus guerras defensivas, Israel se ha tragado otro pedazo de Palestina, y los almuerzos siguen. La devoración se justifica por los títulos de propiedad que la Biblia otorgó, por los dos mil años de persecución que el pueblo judío sufrió, y por el pánico que generan los palestinos al acecho.

Israel es el país que jamás cumple las recomendaciones ni las resoluciones de las Naciones Unidas, el que nunca acata las sentencias de los tribunales internacionales, el que se burla de las leyes internacionales, y es también el único país que ha legalizado la
tortura de prisioneros. ¿Quién le regaló el derecho de negar todos los derechos? ¿De dónde viene la impunidad con que Israel está ejecutando la matanza de Gaza? El gobierno español no hubiera podido bombardear impunemente al País Vasco para acabar con ETA, ni el gobierno británico hubiera podido arrasar Irlanda para liquidar a IRA. ¿Acaso la tragedia del Holocausto implica una póliza de eterna impunidad? ¿O esa luz verde proviene de la potencia mandamás que tiene en Israel al más incondicional de sus vasallos?

El ejército israelí, el más moderno y sofisticado del mundo, sabe a quién mata. No mata por error. Mata por horror. Las víctimas civiles se llaman daños colaterales, según el diccionario de otras guerras imperiales. En Gaza, de cada diez daños colaterales, tres son niños. Y suman miles los mutilados, víctimas de la tecnología del descuartizamiento humano, que la industria militar está ensayando exitosamente en esta operación de limpieza étnica.
Y como siempre, siempre lo mismo: en Gaza, cien a uno. Por cada cien palestinos muertos, un israelí.
Gente peligrosa, advierte el otro bombardeo, a cargo de los medios masivos de manipulación, que nos invitan a creer que una vida israelí vale tanto como cien vidas palestinas. Y esos medios también nos invitan a creer que son humanitarias las doscientas bombas atómicas de Israel, y que una potencia nuclear llamada Irán fue la que aniquiló Hiroshima y Nagasaki.

La llamada comunidad internacional, ¿existe?

¿Es algo más que un club de mercaderes, banqueros y guerreros? ¿Es algo más que el nombre artístico que los Estados Unidos se ponen cuando hacen teatro?
Ante la tragedia de Gaza, la hipocresía mundial se luce una vez más. Como siempre, la indiferencia, los discursos vacíos, las declaraciones huecas, las declamaciones altisonantes, las posturas ambiguas, rinden tributo a la sagrada impunidad.
Ante la tragedia de Gaza, los países árabes se lavan las manos. Como siempre. Y como siempre, los países europeos se frotan las manos.

La vieja Europa, tan capaz de belleza y de perversidad, derrama alguna que otra lágrima mientras secretamente celebra esta jugada maestra. Porque la cacería de judíos fue siempre una costumbre europea, pero desde hace medio siglo esa deuda histórica está siendo cobrada a los palestinos, que también son semitas y que nunca fueron, ni son, antisemitas. Ellos están pagando, en sangre contante y sonante, una cuenta ajena.